5 consejos para diseñar un buen menú




El menú es uno de los elementos más importantes de un local de restauración.

Lo primero que hace un cliente, cuando se sienta en tu local, es pedir la carta y empezar a ver lo que ofreces. Ante todo, deberás conseguir que la gente, elija tu bar / restaurante antes que el de la competencia. Una vez que hayas “captado” esos posibles clientes, todo dependerá de ti y de tus productos.

El primer paso a realizar, será presentar el menú y ofrecer tus mejores platos, para que ese consumidor se convierta en un visitador frecuente y no en un viajero esporádico.

Ahora, deja la carta sobre la mesa y déjale unos minutos para pensar…

Cuales son los elementos fundamentales que debería tener un buen menú?

Aquí os dejaremos un breve listado y luego iremos a ver paso a paso en que consisten:

  1. Utilizar fotos reales
  2. Productos estrella
  3. Marca tu estilo
  4. Cuidado con los errores ortográficos
  5. Claridad y sencillez

1. Usa imágenes reales de tus platos

Hablando del punto de vista del diseñador, confesamos que es horrible buscar fotos en Google, retocar, cambiar, modificar, cortar y tratar de que se parezcan a los platos que sacaría el local. El trabajo es muy largo y no siempre se obtienen buenos resultados porque claramente, las fuentes son diferentes. Hay muchos tipos de colores, resoluciones y estilos. Por lo tanto, lo más adecuado y sin duda, lo que dará mejores resultados, será hacer un servicio fotográfico en condiciones de los platos de la carta.

De esta forma las fotos serán mucho más reales, se utilizarán los mismos platos e ingredientes, además de probar diferentes encuadres y posturas.


2. Haz que tu mejor producto destaque

Siempre recomendamos a los restaurantes y bares, tener un producto propio, diferente de la competencia (6 razones por las que la gente elige un bar antes que otro). Esto sirve para destacar sobre los demás, y hacer que los clientes nos visiten, por esa misma razón.

Pero no será suficiente con tenerlo, también habrá que anunciarlo y promoverlo. Y que mejor sitio que en la carta?

Quiero el super especial con doble de queso!!!

Coloca un buena foto, una buena descripción y ponlo en el mejor apartado. Te cansarás de vender tu plato especial, verás!

3. Adecua el estilo visual al entorno

Si tienes un restaurante de lujo, por ejemplo, deberás crear un diseño elegante y refinado. No puedes hacer una carta en A4 plastificada tipo “bar de pueblo”, no quedaría a tono y sobre todo, disminuiría la percepción del cliente sobre los productos ofrecidos.

El diseño general del menú, deberá seguir unas pautas, lo que los locos del marketing llamamos branding. El brand, no solamente se limita al logo, sino que reúne una serie de factores, que tienen que reflejarse en cada aspecto de la empresa. Desde el material utilizado para decorar la tienda, hasta el color y la tipografía de la letras en las cartas de menú. No te parece lógico?

La identidad debe ser la misma en cualquier momento

El cliente, necesita sentir una sensación de uniformidad, desde que se capta su atención en las redes sociales, hasta que va a comer a tu local.




4. Evita los errores de escritura

Otro punto fundamental: revisa los textos y la ortografía, por lo menos 2 veces. Es fácil caer en algún error de teclado, donde no se marcan bien las letras y nos “comemos” alguna vocal. Te aconsejo leer toda la carta un par de veces por lo menos, y trata de que sean almeno 2 personas que la revisen. Como se suele decir: “cuatro ojos ven más que dos“.

Un pequeño truco: lee el texto desde la última palabra hasta la primera. De esta manera te centrarás más en las letras que en contexto y será más simple ver los fallos.

En muchas ocasión, es también importante imprimir una carta de prueba, para poder comprobar el diseño general. No es lo mismo ver un diseño en pantalla que impreso. Teniendo el papel entre las manos, podrás darte cuenta mejor de la tipografía, los espaciados y la maquetación en general.

5. Más claro agua

Un buen menú, a no ser que sea algo hecho aposta, debe ser claro y directo. El cliente no tiene porque estudiar e investigar el significado de cada cosa. Trata de que todo esté en su sitio, que sea legible y de rápida comprensión.

Separa cada categoría definiendo las zonas que más te interesan y destaca tus productos estrellas. Divide las bebidas calientes de las frías, los entrantes de los postres y así.

Hazlo fácil, para que en un primer vistazo, el cliente sepa donde tiene que ir a buscar la información.

En conclusión

Investiga un poco, observa siempre la competencia y saca ideas de internet. No es difícil diseñar una carta pero tampoco tan sencillo (si quieres hacerla bien).

Finalmente, si no tienes ni p*ta idea de por donde empezar, contacta con nosotros y podremos asesorarte para que salga un buen resultado.

Buon Appetito!

¿Y tú qué opinas de todo esto?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.